Mapa Web
Desactivados idiomas alternativos
Desactivados idiomas alternativos
Desactivados idiomas alternativos
 
 
Historia
 

INTRODUCCIÓN. Reseña histórica

Baeza se encuentra en el centro geográfico de la provincia de Jaén, a 790 metros sobre el nivel del mar, en la llamada Comarca de la Loma. Su término municipal ocupa aroximadamente 19.000 hectáreas de las cuales 206 corresponden a la Ciudad, está circundado por los ríos Guadalquivir al sur y Guadalimar al norte e históricamente ha venido siendo nudo o cruce de importantes caminos naturales. Esta singular situación geográfica y estratégica ha posibilitado la ocupación humana desde tiempos prehistóricos, como así se muestra en los restos hallados en la ciudad (materiales prehistóricos, ibéricos, romanos y musulmanes).

Los primeros pobladores ocuparon la zona en el V y en la primera mitad del IV milenio a.C., basaban su existencia en la caza y en la recolección. Durante el IV milenio a.C. son las comunidades neolíticas las que viven en pequeños asentamientos estacionales al aire libre, son los que introducen la actividad agraria en la zona, acompañada de importantes avances tecnológicos como la cerámica y pulimento de la piedra. Pero será a mediados del III milenio a.C. cuando aparezcan los primeros núcleos humanos, datados durante la Edad del Cobre. consistían en poblados en su mayoria amurallados, su economía se basaba en la agricultura y la ganadería, y los materiales usados eran la piedra y el hueso, aunque en esta etapa aparecen los primeros elementos de metal.

En la época ibérica, siglo VII a.C. el Cerro del Alcázar se considera un poblado ibérico y en el siglo IV a.C. ya aparece consolidado.

Durante los siglo II y I a.C. en pleno Imperio Romano aparece citada en diversas fuentes con el nombre de Vivatia o Biatia. Se convierte en un importante centro administrativo y de intercambio, esta importancia se debe a su ubicacion, ya que es un paso obligatorio en la ruta comercial Cástulo-Málaga. Consolida su poder en Baeza.

En el siglo V a.C., una oligarquía hispano-romana mantendría su pujanza en la comarca ante las invasiones bárbaras, pero a partir del 550 es cuando la aristicracia goda impone su autoridad. El carácter de centro administrativo se mantuvo y se convirtió a Baeza en el núcleo urbano más importante de la zona. El campesinado era la clase social más numerosa, lo componían sobretodo hispano-romanos.

El territorio de Biatia fue ocupado en la segunda década del siglo VIII por las tropas musulmanas haciendo desaparecer el poder económico de la iglesia. Aunque la estructura social no sufre cambios importantes, la población se convierte al islam en su mayor parte. En esta época la ciudad es conocida como Bayyasa. Durante el siglo XI, Bayyasa estuvo sometida por diversos reyes de Taifas (Murcia, Almería, Denia, Granada, Toledo y Sevilla), hasta que en el 1091 es conquistada por los almorávides y mas tarde por los almohades. Su situación entre Castilla y Andalucía le otorgará una gran importancia estratégica a lo largo de la Edad Media. Los reyes cristianos la tomarán y la perderán en varias ocasiones. Alfonso VII la somete en el año 1146 pero finalmente la perderá en 1157.

En 1212, Alfonso VIII la ocupa a continuación de la famosa batalla de las Navas de Tolosa, pero no será conquistada definitivamente hasta 1227 por Fernando III "el Santo", se le concibe como cabecera de puente en la reconquista de Al Andalus y por este motivo se dota a la ciudad de privilegios y del un fuero, el "Fuero de Cuenca".

La presencia de la Iglesia Católica se restaura estableciéndose en Baeza la sede episcopal en el siglo XIII. A partir de ess fechas las mas importantes órdenes religiosas y conventuales tuvieron presencia en la Ciudad estableciendose como verdaderos focos urbanos.

La conquista del Reino de Granada en 1492 propició una mejora sensible en las condiciones económicas y demográfica. Es en el siglo XVI, cuando Baeza alcanza su máximo esplendor arquitectónico y cultural, con fundacion de la Universidad entre otros edificios publicos de interés.

El proceso constructivo se prolongaría a lo largo del siglo XVII, es el siglo de mayor apogeo conventual. Se funda el Seminario Conciliar. Pero será a partir de este siglo se inicia un declive comenzando un lento languidecer, al que hay que sumar la Desamortización de Mendizábal, que trajo la desaparición de conventos, cierre de parroquias, ermitas y fundaciones.

Con el entronamiento de los Borbones se instauró un nuevo concepto de Estado, aunque en Baeza este cambio apenas se notó. Se iniciaron algunos intentos de mejora animados por la Real Sociedad Económica de Verdaderos Patricios de Baeza, pero ya en 1780 las expectativas iniciales se enfriaron y aunque la Real Sociedad se mantuvo hasta 1833, sus realizaciones no sobrevivieron a su temprana decadencia.

La crisis económica y política del reinado de Carlos IV finalizaba el siglo XVIII y se iniciaba el XIX. Baeza sufrió cuantiosas pérdidas humanas y económicas en el primer cuarto de siglo, debido a la Guerra de Independencia primero y a las exigencias, represalias y contribuciones de liberales y absolutistas después.

La economía, fundamentalmente agrícola, refleja un incremento de la producción y una selección de los cultivos, aumentando considerablemente la extensión dedicada al olivar. La sociedad baezana experimentó durante este siglo un cambio reseñable. La Guerra de la Independencia y las desamortizaciones consolidaron el poder de la burguesía agraria.

A principios del siglo XX se van consolidando las tendencias políticas obreristas, especialmente anarcosindicalistas y socialistas. Las estructuras económicas vuelven al estado en 1931 y la situación del campesinado se agrava. La crisis de los 70 contribuyó en buena medida al proceso de decadencia demográfica, iniciada en la década de los 40. Con esta coyuntura la ciudad se enfrenta a la transición democrática. Las elecciones municipales del 79 dieron la alcaldía a la UCD. La decada de los 80 marca una inflexión en la tendencia negativa, propiciada por la favorable coyuntura económica.

Surge un importante desarrollo urbanístico a lo largo del siglo XX, en el terreno económico la principal riqueza sigue siendo la agricultura, principalmente el cultivo del olivar. En 1996 fue declarada "Conjunto Histórico-Artístico".

Aunque tímidamente, existe un despegue importante y de calidad de los servicios turísticos en gran parte acrecentado por la declaración de Baeza Patrimonio de la Humanidad. Estos servicios están principalmente basados en el turismo de interior, cultural y monumental. En cuanto a los espacios de interés natural cabe destacar los humedales de la Laguna Grande. Ultimamente su tradición universitaria se está viendo recuperada con la sede Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía.