Mapa Web
Desactivados idiomas alternativos
Desactivados idiomas alternativos
Desactivados idiomas alternativos
 
 
El aceite de oliva
 

Uno de los tres pilares básicos sobre los que se sustenta la cocina mediterránea es, junto con el pan y el vino, el aceite de oliva. Sobre estos tres pilares se ha construido toda una cultura gastronómica común en los países que comparten el Mar Mediterráneo. El pan es el elemento popular, el vino aporta, según los gastrónomos, la parte intelectual, y el aceite, con su labor callada, es el supremo hacedor de los sabores.

El aceite de oliva es la grasa más noble para preparar los mejores platos, les participa su gran sabor y les aporta su perfume diferenciador. Sus buenas maneras y su toque de distinción abarcan por igual al plato más tradicional y al más simple. En los últimos años se ha convertido en algo fundamental en la cocina porque los consumidores lo valoran más, e incluso los más avanzzados empiezan a diferenciarlos y a apreciar su aroma y su gusto.

Las tierras de La Loma de Úbeda, como ocurre con el resto de la provincia, ofrecen la variedad de aceituna picual, cuyo aceite tiene un sabor más fuerte y afrutado en comparación con el de otras zonas. El comensal, por tanto, que no esté acostumbrado a él, encontrará a este aceite de oliva virgen extra más recio de sabor.

El aceite de oliva virgen es el único aceite comestible que tiene derecho propio a la denominación de origen de producto natural. Mientras que todos los demás aceites son sometidos a procesos químicos para oscurecer o aclarar sus sabores, el aceite de oliva virgen, al ser un zumo de frutos totalmente natural, obtenido por la simple presión en frío de la aceituna, conserva el sabor, aroma y aporte vitamínico de los frutos de donde procede.